Una vez más Seth Godin me ha vuelto a sorprender. Parece mentira que libros de tantas pocas páginas enseñen tanto.